No hay nada más inútil que hacer de forma perfecta aquello que no se tiene que hacer, Darren Hardy

¿Por qué nos cuesta tanto decirnos «no» a nosotros mismos? ¿Por que nos queremos tan poco? ¿Por que nos cuesta decir las cosas de forma práctica y sin rodeos?

Aprender a decir NO a los demás es el primer paso para cumplir tus sueños y dirigirte directo a tus objetivos. Es la mejor forma de decir SÍ a ti mismo.

Decir que no es una de las claves de la hiper productividad y de la dirección de las personas, empezando por uno mismo, claro está. La pregunta que debemos hacernos no es tanto que hacen las personas productivas sino más bien lo que dejan de hacer. ¿No te parece? Es como el que hace la lista de la compra del supermercado y no se deja seducir por los cantos de sirena cuando está allí. Te suena, ¿verdad? Es lo mismo. Tu llegas al super con tu familia y tras haber hecho la lista juntos, cada cual se descuelga pidiendo cosa no previstas. Te toma el doble de tiempo hacer la compra y gasta tres veces más. ¿Para que has dedicado tiempo a planificarla? La idea no es mía sino de mi mentor preferido en temas de coaching y productividad personal, mi querido Augusto Pinaud

Empezaré diciendo que al ser este un tema de comportamiento, es muy difícil de corregir por lo que en una escala del uno al diez, le pongo un siete en nivel de complejidad y compromiso. Mejorarte a ti mismo requerirá de gran nivel de compromiso y mucha práctica. El saber que NO hacer es una habilidad de grandes líderes. Te aseguro que con la práctica, en cuanto le cojas el tranquillo, crecerás como persona y harás crecer también tu empresa y a tus empleados.

Estos son los beneficios:

Si siempre dices que si a todo el mundo, acabarás quedando mal con todos ellos.
Cumplirás tus objetivos y tus metas ya que estarás enfocado a lo importante.
Serás un ejemplo para los demás y eso te ayudará a promocionar en tu carrera.
Serás más productivo y tendrás más tiempo para ti ya que acabarás antes con tus tareas.
Ganarás en autoconfianza.

Mi consejo es que siempre que puedas sigas estos 8 pasos y como siempre, adáptalos a tu estilo y cultura de tu empresa:

  • Haz públicos tus objetivos y prioridades. Especialmente en el trabajo. Si todo el mundo sabe en qué andas metido, nadie te atropellará con temas que no están en tu camino y si lo hacen, entenderán que «pases por encima».

  • Argumenta tu respuesta pero sin rodeos ni florituras. De esta manera serás rotundo pero no antipático.

  • No te sientas culpable al no complacer a todo el mundo. Decir NO es saber educar a los tuyos

  • Pon siempre tu mejor sonrisa. Sonreir es el arma secreta de os ganadores. Utilízala siempre.

  • No te muestres accesible. No digo que te pases la vida corriendo pero p.e. cuando respondas al teléfono no preguntes, ¿qué tal todo?

  • Ten por costumbre no responder siempre inmediatamente. No te precipites en tus respuestas. Respira hondo y piensa antes lo que vas a decir. Si no lo tienes claro, di tan solo: «Déjame que lo piense y mañana te digo algo».

  • Nunca te disculpes ni justifiques. El tiempo es nuestro activo más preciado y debes protegerlo. Los demás lo entenderán.

  • Obviamente, predica siempre con el ejemplo. La reputación es tu bien más preciado. Te costará mucho trabajo construirla pero la puedes perder en un descuido.

Comparto algunas de mi muletillas a la hora de decir que NO que me dan buen resultado:

  1. «Tu sabes perfectamente que puedes. Esfuérzate y hazlo solo». Haz crecer a los demás. Piensa que muchas veces mal educamos a quienes ayudamos en exceso. Una cosa es dar dirección y otra muy distinta, hacer su trabajo
  2. «Ya conoces mis objetivos y prioridades y en este caso no puedo desviarme ya que me voy muy justo». Esta es la que yo llamo «el disco rayado». Suelo ampliar más o menos el argumento en función del contexto: un cliente, un superior, una persona con mayor necesidad de atención, …
  3. «Lo siento mucho pero ahora mismo no voy a poder ayudarte». Esta especialmente dedicada para los «asaltadores» y «jetas».
  4. En la puerta de tu despacho, ponte una pegatina grande que diga «¿Estás aquí con una solución o formas parte del problema?» Es impresionante el efecto que causa.
  5. Crea una plantilla estándar y divertida para Email, WhatsApp o Telegram, la cual autoresponderá diciendo «Lo siento pero ya sabes que este no es mi tema:)«

En definitiva, practica el no. Exprésate con claridad, de forma asertiva y sin esperar a que los demás adivinen tus pensamientos. Guardar Te sentirás mucho mejor contigo mismo. Aprende a decir que no y saldrás ganando en la vida y en los negocios.

¡Actúa ya!: Haz una lista de las tareas a las que dedicas tu tiempo. Luego tacha todas aquellas que no aportan valor, con mayúsculas; entendiendo por valor todo aquello que te conducirá a tus metas, ya sean profesionales o personales. Te aseguro que haciéndolo muy, muy bien, tendrás un mínimo del cuarenta al cincuenta por ciento. Tamízalas y quita todas estas tareas basura que te distraen de lo importante.

Si deseas un diagnóstico gratuito con respecto en tu empresa, haz click aquí y te mandaré sin coste un cuestionario estándar que te permitirá valorar tu situación con respecto a tu sector y ver de forma práctica las oportunidades de mejora.

Contacta conmigo:

Email: alvaro@kpiconsultor.com

Tel: +34 670 68 67 30

Álvaro Navarrete
Álvaro NavarreteConsultor y CEO de KPI Consultor
Empresario. Ingeniero Industrial y PDG Iese.